Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deseo

Porque el deseo es una pregunta
cuya respuesta nadie sabe.
Luis Cernuda
No decía palabras. Sólo era
dos labios que se abrían expectantes.
No, no decía palabras, tan sólo acariciaba,
lentamente, mientras todo su cuerpo
unas manos distintas lo surcaban.
y allí, entre esas manos, el silencio.

Dos bocas que se juntan,
renuevan el silencio,
y el aliento y la sangre
cobran sabiduría
de algún secreto ardiente e invencible,
como ola encabritada o tensa brida,
un secreto al que callan y otorgan.

Los cuerpos son tan sólo interrogantes
planteados deprisa,
porque no hay más respuesta
que no sea respuesta de unos labios abiertos,
que no sea de un cuerpo,
cuando un cuerpo es propicio.
El amor también es una sombra
que busca entre las sombras
otro cuerpo silente.

No decía palabras.
Tan sólo se entreabría
a una imperiosa voz no articulada.

De "Andén de cercanías", Ed. Pre-Textos, Valencia, 1996
Traducción de Carlos Marzal

Conversación nocturna

Hemos hablado hoy mucho,
y saciado la noche de temas que nos gustan:
la Física, el Amor y la Alta Teología.
Ha sido, de verdad, hermosa nuestra charla,
pero ahora estoy cansado.
Ya es hora de apurar bien este vaso
-este daiquiri, el último,
qué color delicioso guardó para el adiós.
Te puedes ir. Desde ahora el alba me acompaña
tal vez mejor que tú.
Vuelve con un poema, mañana, si es que quieres.

De "Andén de cercanías", Ed. Pre-Textos, Valencia, 1996
Traducción de Carlos Marza

Enric Sòria

Poeta español nacido en Oliva, Valencia, en 1958. Licenciado en Historia por la Universidad deValencia, es uno de los más importantes poetas de la literatura catalana actual, autor de una obra que según sus críticos, "posee los atributos de una de las mejores tradiciones literarias de todos los tiempos: precisión verbal, contención efectiva, profundidad de reflexión e interés por las viejas verdades del corazón del hombre".

Ha sido miembro fundador de la revista Daina y redactor del semanario El temps, desde 1985 hasta 1988. Actualmente es colaborador del diario El observador.

1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

Des`pues de mi ausencia te visito como siempre..
con gusto de haber encontrado un excelente poema me retiro de tu espacio..

Un abrazo...
Saludos fraternos.